PAISSE (paisse@yahoo.es)

"¿No ves que la finalidad de la Neolengua es limitar el alcance de del pensamiento?" (1984, George Orwell)

25 marzo 2007

La ley del patio


Uno de los miedos que me acosan es pensar cómo estará el mundo cuando mi hijo (de 3 años y medio) crezca, sea un adolescente y después adulto.

Hace unos días asistí con mi mujer a una charla de una psicóloga en el cole. La cosa iba sobre la autoestima, muy interesante. Todo me pareció bien hasta que la psicóloga lanzó la siguiente pregunta a los padres (escasos, por cierto) que habíamos acudido:


"Imaginad que vuestro hijo está esperando en la cola para entrar a clase o para lo que sea, entonces viene otro niño, se le cuela y vuestro hijo no hace nada por impedirlo... ¿Cómo actuaríais?"


Allí empezó la tormenta de ideas. "Yo cogería a ambos niños y les haría dialogar, para que el que se ha colado entendiera que ha actuado mal", dijo una señora, admiradora de ZP y la Alianza de Civilizaciones, supongo. Otro padre apuntó que, puestos a intervenir, "también habría que regañar al niño que se estaba colando, digo yo". Una profesora, continuando en el tono pastel de la reunión advirtió al señor que regañar, castigar, imponer, censurar, es negativo y que lo importante es "que los niños entiendan que siempre hay una nueva oportunidad, una salida..." Fue corregida de inmediato por una colega suya que le recordó la necesidad de poner límites y enseñarles a los niños que en la vida cada acto tiene sus consecuencias. Muchos otros padres apostaron por no intervenir, y dejar que los niños resuelvan sus problemas entre ellos. La justicia como la entendemos los adultos no es la misma que se practica en el patio del colegio. ¿O es que ya no recordamos cuando fuimos niños?


Yo, que estaba callado como una mosca, pensé en mi hijo, al cual he visto cómo más de una vez deja que se le cuelen los niños mayores en la cola del tobogán, y no se queja, lo acepta. Ni se me ha pasado por la cabeza decirle nada, yo hacía lo mismo de pequeño. Sabes que no es justo pero lo aceptas, porque por muchos adultos que haya en tu mundo, el niño más grande es más fuerte que tú y si no le dejas pasar te llevarás un empujón o un sopapo. Eso también es aprender, es supervivencia.


Viendo a qué ritmo se pudre nuestra sociedad (y empeorará, seguro) yo prefiero que mi hijo no sea tan valiente. Así, si un día un latin king se le cuela en la cola para entrar a una discoteca o donde sea, se callará y se ahorrará una paliza o un navajazo. En el mundo de los niños la justicia es la ley del patio, y me temo que así será en el mundo de los adultos de mañana.


Que hablen otros de fantasías, de que todos somos buenos, de la hermandad de las razas y la alianza de los pueblos, del país del arco iris y de "hermosas" leyes de igualdad... Yo me conformo con que mi hijo sobreviva en un mundo hostil y peligroso olvidado por nuestros gobernantes tan progres, irresponsables y demagogos.


11 comentarios:

Ignacio dijo...

Lo jodido es que el grado de madurez intelectual de las profesoras no es mayor que los alumnos: así se han cargado la educación y así tiene esclavos muy sumisos.

Alejandro y Juan dijo...

La sensación de inseguridad, que es una realidad más que una sensación, lleva a que la gente tenga miedo, que nos callemos, al no atreverse a llevar la contria.

En la ley del patio el más fuerte gana, en el mundo de los niños es ser el jefe del tobogán, en el de los mayores es ser el jefe de la vida de los débiles.

Maya dijo...

Yo aún no tengo hijos, pero estoy completamente de acuerdo con tu punto de vista. De hecho, cuando llegue el momento, seguramente también yo me lo plantearé de igual manera.

Daniel dijo...

# ignacio: Los profesores sin vocación y el sistema educativo... Eso es un tema a prtae del que podríamos hablar horas, pero paso de deprimirme.
Un saludo y gracias por la visita.

# alejandro y juan: Eso es lo que me preocupa más, la inseguridad.

# maya: Ni te imaginas como me como el tarro con estas cosas desde que soy papá.

Persio dijo...

El mundo de los adultos es una selva, pero el de los niños no lo es menos. La sobreprotección no sirve de nada; la leche te la das igual. Y más vale pronto que tarde, para enterarse de qué va el cuento y empezar a tomar medidas cuanto antes.
No te comas mucho el tarro.
Unos buenos principios... y a correr.

Claudedeu dijo...

No tengo muchas esperanzas en que la sociedad vaya a mejor si no se pone freno a esa falta de mano firme de los profesores para enseñar. La Justicia debe salir de ellos, figura clave en los niños desde muy pequeños, para que estos aprendan y sepan defenderse en ambientes hostiles. Aunque es un tema que no puedo resumir en una sóla frase.

Ruby Marmolejo dijo...

Los niños deben enfrentarse ellos sólos a los 'peligros' que supone la relacción personal con sus semejantes, un niño sobreprotegido lo pasará mal en el futuro, y como dice persio: el niño debe aprender a enfrentarse al mundo por si sólo.

La disciplina es fundamental en el ámbito de la escuela y del hogar, sino hay disciplina salen niños-tiranos y déspotas incontrolables.

cartapacio.liberal dijo...

ira por donde, hoy serás blog del día en Aragón Liberal y es una buena elección. Me ha encantado el blog. frid
http://aragon-liberal.lastinfoo.es/
Ignacio es el "culpable". Ahora voy a hojear el suyo....

Triste Romeo dijo...

Increíble post, sí señor, me ha gustado.

La pena (por poner un ejemplo) es que a Rajoy, un tipo intelectualmente superior a Zapatero, se le ha colado un canijo soplagaitas...

¿Ahora qué?

Ruby Marmolejo dijo...

Te olvidas tristón que a Zapatero lo hemos votado los ciudadanos Españoles, la presidencia del gobierno no es algo que se herede o que te toque porque sí; si no te votan no entras, así de claro.

¿Acaso piensas que Rajoy tenía algún derecho divino para ser presidente?

Daniel dijo...

# cartapacio.liberal: Gracias, es un honor.