PAISSE (paisse@yahoo.es)

"¿No ves que la finalidad de la Neolengua es limitar el alcance de del pensamiento?" (1984, George Orwell)

10 abril 2007

La leyenda del indomable

Todos nosotros nos hemos acordado alguna vez de la madre de algún agente de tráfico que nos ha multado, pero hay que reconocer que es lo mejor que se ha inventado hasta la fecha para prevenir los accidentes en carretera.

Uno va por la autovía y de repente distingue, a lo lejos, a esa pareja de guardias civiles de tráfico, de pie junto a sus motos, observando detrás de sus impenetrables gafas de sol al más puro estilo de "la leyenda del indomable" (¿Puedo beber agua, jefe? Puedes beber).

Ellos permanecen inmóviles, imperturbables, amenazantes... No puedes evitar preguntarte si te están mirando a ti, y aunque circulas por tu carril, con el cinturón puesto, sin una gota de alcohol en el cuerpo y a velocidad permitida, involuntariamente levantas el pie del acelerador y notas una desagradable sensación en la boca del estómago.

El tiempo se eterniza hasta que tu coche pasa por delante de ellos. "Me van a parar, me van a parar" repites mientras notas cómo rueda una gota de sudor frío por tu espalda. Lanzas una mirada frenética a la guantera... "¿Llevo los papeles del seguro? Sí, todo está bien, no pasa nada."

Ya los tienes encima, sujetas con fuerza el volante, tragas saliva y te yergues en el asiento, vista al frente. La suerte está echada.

Por fin pasas de largo y observas, sin mover la cabeza, por el retrovisor. Ni un gesto, no se han fijado en ti... Suspiras de alivio y te relajas. El susto te dura unos kilómetros más, después vuelves a conducir como un capullo.


Durante el minuto que ha durado este mal trago te has convertido en conductor prudente y ejemplar. Ni carné por puntos ni campañas de la DGT en la tele... Lo único que funciona es la amenaza directa al conductor y su bolsillo, el contundente mensaje que transmite la hierática figura del guardia de tráfico: Si cometes una infracción te vas a enterar, listo. Y si me pillas de malas, hasta sin cometerla.


Más agentes uniformados, incluso muñecos disfrazados también valdrían. Más presencia, inquietante y amenazadora, de la autoridad. Es el único lenguaje que entendemos. Es triste pero es así.

17 comentarios:

Ex-acomplejado dijo...

Y creia Rubalcabra que habian descubierto la polvora con el carnet por puntos.
Nos intento vender la moto y fallo

Triste Romeo dijo...

¿Por qué será que pensamos igual? jeje

Pues así es, menos anuncios sangrientos y más presencia policial.

Anónimo dijo...

Pensáis igual porque sois unos fachas

Daniel dijo...

# Triste Romeo: Jejeje... Debe ser por lo facha que somos... Como tú siempre dices, si me llaman facha es que estoy en el buen camino

Maya dijo...

No te falta razón, TR. Pero por otra parte, no sé dónde leí que quizá la culpa de tantos accidentes mortales no la tenían las altas velocidades en autopista, sino las malas condiciones de las carreteras secundarias. ¿Dónde se ponen el mayor número de multas? ¡En las autopistas! Es una fuente de recaudación de multas segura. Sin embargo, considero que evitaría muchas muertes mejorar el estado de algunas carreteras secundarias, revisar los límites de velocidad de las mismas y, por supuesto, vigilarlas mejor. Y hay que dejar muy claro que la idea de todos estos controles debe ser la de evitar muertes, no recaudar dinero.

Y cuando hablo de vigilancia no hablo sólo de radares, sino de policía. Porque es lo que tu dices: todo el mundo sabe donde están los radares fijos. Así pues, para evitar la multa sólo hay que reducir la marcha durante unos segundos. En mi opinión, hacen falta más policías y menos máquinas. Y si hay radares, que sean móviles.

El Cerrajero dijo...

Hola, soy otro facha que quiere manifestar su opinión xDDDDDD

Me ha encantado la idea de los 'espantapájaros picoletos' porque ahí está la clave de todo: el miedo que tienen los pájaros giliprogres a los que están dispuestos a hacer cumplir la ley.

Jona dijo...

buenas de nuevo Daniel, ya he vuelto de unas "vacaciones obligadas".
A partir de ahora volveré a ir leyendo lo que escribes y a no estar de acuerdo...jeje.

el problema de los accidentes de tráfico es muy complicado. El carnet por puntos no ha funcionado como se esperaba, pero no es del todo inútil.
Por otro lado estoy de acuerdo contigo en lo de que haya más agentes. Pero también se han de arreglar las carreteras y hacer pedagogía a los conductores (aunque por lo visto la concienciación en este tema es algo bastante improvable.)

1saludo

Daniel dijo...

# maya: En Mallorca se ha hecho una enorme inversión en carreteras y ha salido a la calle toda la izquierda (socialistas, nazionalistas y ecologistas) para denunciar la destrucción del territorio. Creo que ellos proponen regresar al camino de cabras.

# Cerrajero: Ojo que la idea es mía! Voy a ver si me dan una subvención o algo.

# Jona: Bienvenido, como siempre. ¿Vacaciones obligadas? Ya creía que te habían declarado proscrito como a Rosa Díez.
Aun estás a tiempo de volver al buen camino, abandona el lado oscuro...

Alejandro y Juan dijo...

Es que en España hace muchos años que nadie respeta las leyes... como sale gratis casi siempre

Joan dijo...

Como conductor y usuario esporádico del servicio de taxi (un peligroso deporte de riesgo en nuestro país), empiezo a estar muy harto de los conductores neglicientes (que son el 90%). Los peores sin duda son los 'profesionales' (camioneros y taxistas) que cometen verdaderas atrocidades al volante excusándose en su 'experiencia'. No me extraña nada que sean los que más se quejan por las medidas de la DGT.

Tampoco soporto la mala educación y falta de comprensión de la mayoría, especialmente ante los noveles. Hay mucha gente que se cree que es un verdadero Alonso de la carretera.

El carné por puntos no ha solucionado este gran problema precisamente por lo que dices tú. Faltan policías en la carretera y mucho más severos, pues muchos agentes son bastante benevolentes con los Alonsos de nuestras carreteras. Además, tampoco estaría de más que se aplicasen más en esto de la conducción, pues los hay que tan terribles que el resto de los mortales.

Un apunte final: gran parte de estas atrocidades se producen precisamente en las nuevas autopistas del PP-UM. Ya no sé cuántos coches he visto circular a más de 100km/h en la carretera Palma-Manacor (velocidad máxima en esta vía) o cuántas motocicletas me han adelantado por la derecha en la autopista de Inca desde que se ha abierto el tercer carril. Por no hablar de las bicicletas, minicoches y ciclomotores que he tenido que esquivar en la susodicha nueva carretera de Manacor o en la autovía Inca-Sa Pobla (se supone que sólo pueden circular por las vías de servicio). En cambio, en la carretera Bunyola-Marratxí (un auténtico ''camino de cabras'' asfaltado) he visto muy pocas negliciencias y accidentes, y es que en las malas carreteras, por ser peligrosas, la gente sí utiliza el cerebro para conducir.

PD: que conste que a mí también me encanta cubrir el trayecto Palma-Montuïri en sólo 20 minutos.

Un abrazo.

Recaredo dijo...

Pese a que el problema de los accidentes es muy complicado, creo que la Dirección General de Tráfico ha enfocado verdaderamente el problema. Me refiero porque se empecinan en contar nada más que el número de víctimas mortales. Creo que deberían valorar más datos como es el número de vehículos accidentados, el número de siniestros graves,condiciones meteorológicas, número total de desplazamientos... y comparar con las cifras de otros años. Y todo ello sin olvidar a las víctimas mortales y a los heridos -gente que se queda parapléjica, o en coma de por vida, parece que no cuentan nada en las estadísticas de tráfico-. De ese modo se conseguiría una mejor perspectiva del problema.
Además, creo que es un error centrar todo el problema en los conductores. Esta Semana Santa he tenido el placer de conducir durante casi cuatro horas bajo una lluvia torrencial, con truenos, relámpagos, en momentos granizo,... En esas condiciones, nadie es capaz de conducir a más de 80 km/h. Pero entonces te encontrabas tramos de carretera como espejos, cubiertos de agua, en el que es imposible distinguir las rayas de la carretera. Y por cierto, cuando es de noche, la mitad de los carteles no se pueden ver si está lloviendo a todo a llover. Cualquier accidente que se hubiese producido en esas circunstancias no podía ser achacable más que a un defecto en las condiciones de la vía.
De cualquier modo, tengo muy claro que en España es tan fácil conseguir el carnet como la concesión de una licencia de armas. Y se lo dan a cualquier gilipoyas que sepa leer y escribir -y si no también, que hacen exámenes especiales para analfabetos-. Así que como va a ser muy complicado que la gente aprenda, que pongan a un guardia cada 100 metros. Y si me llaman facha, a lo mejor lo soy.

Recaredo dijo...

En el primer párrafo de mi anterior comentario, me refería a que la Dirección General de Tráfico ha enfocado verdaderamente "mal" el problema. Por un error se me ha olvidado poner la frase correctamente.

Daniel dijo...

# Joan: Entonces coincidirás conmigo en que el problema siguen siendo los conductores (nosotros), y si son profesionales, peor. Lo del carné por puntos no es la panacea.

La autovía Palma-Manacor es un logro, reconócelo.

Un saludo

Joan dijo...

Daniel:

Entonces, si tú coincides conmigo en que el problema seguimos siendo los conductores, también reconocerás que las nuevas autopistas de Mallorca no son la solución al problema de la seguridad, más bien obedecen a intereses urbanísticos y turísticos de unos pocos (tal y como se han planteado). De hecho, tú mismo has llamado a la nueva carretera de Manacor 'autovía', cuándo realmente no lo es, sinó que es una 'vía de automóbiles' (a lo mejor te suena más lo de 'vía rápida', su dnominación con el código de circulación antiguo). De aquí yo puedo deducir que eres de esos que circulan por esta vía en exceso de velocidad (la velocidad máxima en estas vías para turismos y motocicletas es de 100km/h, no de 120). No te preocupes, es un error en el que he visto caer incluso a profesores de autoescuela (otro peligro, pero sería muy largo explicarlo aquí).

La izquierda también propuso arreglar carreteras (la de Manacor se aprovó por unaminidad), pero no se entienden esas salidas gigantescas que sólo conducen a un establo, o que nadie se haya preocupado de poner en regla la situación irregular en la que se encuentran numerosos municipios (de todos los colores políticos) por dónde pasan las nuevas vías en cuanto a legislación urbanística se refiere.

Es cierto que no votaré al PP en las próximas elecciones, pero aquí hablo más como conductor que como votante.

El carné por puntos, las sanciones económicas y/o judiciales, los radares y las retiradas de carné serían el complemento (solamente complemento) ideal a la vigilancia y severidad policiales.

Daniel dijo...

Joan:
Pero lo de Palma-Manacor era más que necesario. Y, es verdad, pensaba que era una autovía y un día casi me como una rotonda.
Si llega a haber un guardia civil cerca esto no habría pasado, porque no hubiese ido a más de 70 km/h.
Si es que necesitamos caña.

Joan dijo...

A Recaredo:

-Hoy en día la gran mayoría de accidentes son culpa las negliciencias de los conductores, que han perdido todo el respeto al automóbil y las carreteras. En eso, la construcción de nuevas autovías no ayuda demasiado. Es más, por desgracia hay demasiada gente que confunde las autopistas con el circuito de Montmeló. De todas formas, hay muchas carreteras mal señalizadas, especialmente las que están en obras (y eso que muchos obreros saben conducir).

- Estoy de acuerdo en que el sistema de educación vial en España deja bastante que desear. Aprovar o no con un examen teórico y otro práctico depende demasiado de la suerte, del tráfico de ese día, de las condiciones de la vía, de la buena o mala leche del examinador, etc. Tengo amigos que no fueron capaces de sacarse el graduado y, en cambio, les ponen un coche en sus manos. Muchos de ellos ya han sufrido más que un percance en el coche. A mí me aprovaron a la primera después de un examen de veinte minutos donde me hicieron circular por un polígono industrial de Palma en pleno verano (es decir, con tráfico escaso) y de no tener que aparcar (el instructor me obligó a dejar el coche en un descampado de cualquier manera), algo que me sorprendió mucho. En Suecia (con un bajo índice de siniestralidad) las autoridades no expiden un permiso de conducir hasta que el candidato no acredita haber practicado durante dos años y tener una buena conducta al volante (certificado por un conductor experimentado y un examinador). A lo mejor en España deberíamos empezar a plantearnos si implantamos este sistema.

Un abrazo

Joan dijo...

Daniel:

Bueno, ya he dicho que hasta el ''Pacte de Progrés'' estaba de acuerdo. Lo que no se entiende es porque para entrar en las casas de Xorrigo ponen la misma salida que para entrar en Algaida (¿Quieren hacer una nueva urbanización?). O porque en Vilafranca (gobernado por el PSM) nadie se ha preocupado por aplicar el PTM y ya se anuncian nuevas promociones en los periódicos.

Tienes razón, no sabes cuanto me río cuando veo las rodaduras que tiene la carretera de Manacor en las curvas cerradas (hay que ir con mucho cuidado, no estan pensadas para este tipo de vías) o en la rotondas de Algaida y Montuïri, precedidas por una gran recta (lo que induce a muchos conductores a ir demasiado deprisa). Y eso que está bien indicado que la velocidad máxima es de 100km/h, mediante las señales habituales (y en Xorrigo la máxima recomendada es de 80).

En Mallorca se deben construir las infrastructuras para atender las necesidades para la distribución poblacional actual, sin inducir a que la gente se translade de forma masiva a nuevas urbanizaciones o que los alemanes se compren segundas residencias. Por eso, se debe apostar por un transporte público de calidad (yo lo usaría, ya sabes lo incómodo que es estar pendiente de la carretera todo el rato o de las facturas a final de mes de la gasolina o el seguro) y por desdoblar la carretera Sa Pobla-Alcúdia, arreglar algunas carreteras secundarias peligrosas y blindar el crecimiento urbanístico de los pueblos, que sólo se puede suscribir a criterios de interés general (servicios públicos, VPO's, etc.). La carretera de Manacor está bien tal y como está actualmente.