PAISSE (paisse@yahoo.es)

"¿No ves que la finalidad de la Neolengua es limitar el alcance de del pensamiento?" (1984, George Orwell)

13 julio 2007

Tintin el racista


Una asociación británica para la igualdad racial ha pedido la retirada del primer álbum de Tintin por su contenido racista. Se trata de "Tintin en el Congo", publicada en 1930. Cualquiera que haya leido esta historia (por cierto, bastante mala) habrá notado en cómo los negros quedan bastante mal parados: figuras grotescas, ojos saltones, ignorantes y totalmente sumisos al hombre blanco. Hasta el mismo Hergé comentó años más tarde que se dejó influir por los prejuicios de la época. En aquel momento no era el genio consagrado que sería años más tarde y no tenía la libertad de elegir ni el tema ni los argumentos de sus obras.
.
Pero bueno, siendo cierto todo lo anterior, me parece que esta petición es una bobada como una catedral. Es lo que pasa cuando se juntan lo políticamente correcto (ese nuevo dios) con las asociaciones de esto o de lo otro, ansiosas por chupar cámara. Yo creía que estas cosas solo pasaban en España, pero parece que los británicos también van bien servidos de chorradas. Algo parecido sucedió hace meses con Benny Hill, acusado de machista por la BBC. Con Tintin, si cabe, es más fácil meterse, ya que es un personaje de ficción y su autor falleció hace años. A ambos (personaje y autor) llevan años intentándoles convertir en homosexuales...
.
Este cómic fue publicado hace 77 años... La sociedad ha cambiado bastante desde entonces. Pero si de lo que se trata es de ponernos iconoclastas, pidamos también que retiren "Las Meninas" de Velázquez del Museo del Prado, porque en dicho óleo se ensalza la mofa hacia quienes padecen enanismo, condenados a ejercer de bufones en las cortes reales europeas durante siglos.
.
Sí, ataquemos el arte, quememos bibliotecas y museos, como hacían los talibanes... Como el tal Roger Parker, aquel "experto" que calificó la opera "Madame Butterfly" de racista y pasada de moda, o los que se manifestaban contra la revista francesa Charlie Hebdo por el asunto de las viñetas de Mahoma... ¿Se puede ser más corto de miras? ¡Que dejen en paz a Tintin y que cada uno lea lo que le dé la gana!
...

16 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Esto es un claro ejemplo de giliprogrez.

Ahora que me expliquen como hacer una historia ambientada en la época colonial que no sea, necesariamente, racista.

¿O es que los colonos iban allí en régimen de multipropiedad?

El Asomado dijo...

O de como su reina Isabel I contrató al pirata Drake a quien después ensalzó como Lord y tuvo una empresa junto a él cuyo beneficio se basaba en la venta de esclavos a través de los barcos negreros de Drake?

pardall dijo...

Leído en un blog:

Anónimo dijo...

Soy presidente de una comunidad de vecinos en granada, decidimos en una reunion pintar las escaleras y los garages, pedi presupuesto a varias empresas y la que me dio el presupuesto mas barato, fue a la que llamé.
Puse como condición a la empresa de pintores que no queria que el trabajo lo hicieran inmigrantes y me dijo que muy bien.
El dia que bienen a pintar veo que llegan un Español y 2 Sudacas, me hago el tonto y cuando tienen ya todo listo las puertas tapadas y todo sali y monte un pollo de cojones.
les dije que el Español podia trabajar, pero los 2 Panchitos fuera, se monto una que no veais, al final la empresa tubo que enviar a 3 Españoles, no te jode. Si yo pago por un servicio de Españoles no me van a mandar Sudacas de Mierda no te jode.
De esto ha llenado Zapatero el Pais la va volver a votar su padre.


Cuando llegó Zapatero al gobierno había 1.000.000 de inmigrantes ilegales en España, me pregunto, ¿cómo pudieron entrar tantos mientras se hacía el cambio de gobierno?, ¿estaban camuflados y se quitaron todos el camuflaje a la vez?, ¿salieron 200.000 pateras y 100.000 cayucos el día anterior a la toma de posesión de Zapatero?, ¿Cómo es posible, que un empresario de Castilla la Mancha diga, que si se legalizan los inmigrantes tendrá que cerrar su empresa por que de esta manera se irá a la ruina?, ¿a que partido pertenecía el susodicho empresario?

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
peperro dijo...

¿¿¿¿¿¿¿¿............????????, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡no me lo puedo creer!!!!!!!!, y encima se esconde en el anonimato.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
peperro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Daniel dijo...

Los comentarios anteriores han incumplido la norma de "no insultar".
Un post sobre Tintin y acaban llamándose imbécil y perro. Qué pena dan!

Aguador dijo...

Vaya, parece que la guadaña ha empezado a trabajar.

Ya dije en otro comentario para otro post que, si eso sirve para dejar de leer insultos y descalificaciones personales sin más, bienvenido sea.

Lo malo es que los trolls han conseguido parcialmente su objetivo: que los demás hayamos tenido que ajustarnos a la pérdida de libertad para poder seguir estando cómodos.

En fin...

peperro dijo...

Gracias Daniel, por suprimir mi comentario y no el anónimo anterior.

"""Los perros a la calle. El perro peperro el primero.""""

Eres un buen censor, no ves insultos en este comentario y sí en el mío, donde no los hay.

Salud y suerte.

Herodoto 2.0 dijo...

peperro:
"Salud y suerte"
Es eso una despedida? Nos vamos a librar por fin de tus comentarios absurdos y ofensivos? Debo descorchar la botella de champán?

aguador:
Yo no soy partidario de que se supriman los comentarios. Pienso que es mejor que se puedan leer los insultos de esta gente, porque ello les retrata como lo que son: intolerantes, maleducados... y cobardes (anónimos)

Por cierto: peperro = pardall = munari. Muchos nicks para un mismo progre.

Aguador dijo...

Herodoto 2.0:

Ésa es la política en mi blog. Que haya libertad para expresarse y que así queden todos retratados. A Dios gracias no he sufrido una invasión de trolls aún como la de este blog y no he tenido que tomar medidas especiales, como aquí se han tomado.

Tuve un conato cuando traduje un artículo de un señor llamado Jeff Jacoby, titulado "Glamour rojo", que puedes leer aquí. Y ahí se quedaron los comentarios. No censuré ninguno y todo el mundo pudo decir lo que creyó conveniente. Y ciertamente los intolerantes-maleducados-cobardes-tontos quedaron bien retratados, ya lo creo xDDDD

Calandria dijo...

Daniel:
Hablando de negros y de expresiones racistas no vendría mal recordar nuestra propia historia y nuestra literatura al respecto.

En Culturitalia: http://culturitalia.uibk.ac.at

Esto es una merienda de negros pertenece hoy a ese grupo de frases, que según los libros de estilo, no deben utilizarse por resultar ofensivas para un colectivo. Tales son: le hizo una judiada, le engañó como a un chino, esto es una gitanería, etc.

El Diccionario de la Real Academia (22.ª edición, 2001) registra las dos expresiones coloquiales merienda de negros (‘confusión y desorden en que nadie se entiende’) y boda de negros (‘función en que hay mucha bulla, confusión, grita y algazara’). El primer diccionario académico (1780) registra hacer merienda de negros: ‘confundir y enmarañar algún negocio o dependencia, a fin de alzarse con el útil, perjudicando a los que debían tener parte en él’. El diccionario académico de 1837 sigue esta definición y aun acentúa el sentido negativo: ‘meter a barato una cosa, quedándose con ella aquellos que la manejan y traen entre manos’. El diccionario académico de 1899 da una definición menos negativa y elimina las connotaciones de ‘confundir para aprovecharse de algo’ y establece una definición que perdurará en todos los diccionarios académicos hasta 1984: merienda de negros ‘confusión y desorden en que nadie se entiende’. Esta definición aparece en todas las ediciones hasta 1984 en que aparece un añadido: merienda de negros ‘confusión y desorden en que nadie se entiende. [fig] Reparto caprichoso o desaprensivo’. A partir de 1989, todos los diccionarios académicos repiten la definición abreviada: ‘confusión y desorden en que nadie se entiende’ y eliminan ‘reparto caprichoso o desaprensivo’.

Posiblemente en su origen las expresiones merienda de negros y boda de negros tenían un sentido más negativo: el negro como una persona carente de orden y anárquica, pronta a saltarse las reglas vigentes que rigen la sociedad.

Estas expresiones tienen que ser fruto de la época colonial. No las encontramos en inglés, idioma en al que se traducen estas expresiones españolas por free-for-all y bedlam). En 1932, el escritor inglés Evelyn Waugh escribió Black Mischief, que fue traducida al español con el título más bien arbitrario de Merienda de negros. Transcurre alrededor de 1930 en Azania, un imaginario país africano, con la mezcla del pueblo primitivo y bárbaro con la vida colonial inglesa.

Pero el origen de estas expresiones es anterior al colonialismo inglés. A los largo del siglo XVI y primera mitad del XVII la esclavitud negra fue más importante en la península que en las colonias americanas. La situación se invertirá hacia la segunda mitad del XVII.

Desde el periodo medieval, llegaron a las ciudades españolas decenas de miles de esclavos de origen subsahariano. La afición de estos grupos por la música y el baile despertó pronto el interés de la sociedad española que les permitía celebrar sus fiestas. Para las autoridades civiles, estas fiestas fueron motivo de intranquilidad por los continuos altercados que se producían tras la abundante ingestión de vino.

«La iglesia, por su parte, denunció continuamente la gran sensualidad que, en su opinión, era característica de los citados bailes. Con el fin de facilitar su condena (y reducir su vertiente sensual) favoreció su inclusión en las fiestas de carácter religioso, como la del Corpus, en la que los negros con sus danzas y bailes (en calidad de diablitos) representaban al pecado que era finalmente vencido por la divinidad de sus amos blancos. Debe recordarse que uno de los más importantes privilegios de las cofradías de negros fue su participación en los desfiles procesionales, especialmente durante el Corpus Christi, la Semana Santa y otras fiestas religiosas.

Las habilidades musicales de negros y mulatos, esclavos y libertos, así como su habla característica, no tardaron en ser ridiculizados por parte de los demás sectores de la sociedad, por más que algunos de ellos no gozaran de mucha más consideración social que sus vecinos negros. Así, los desfiles procesionales de las cofradías de los negros sevillanos fueron objeto de las burlas hirientes del público asistente, que aprovechaba su paso “para reír y mofar della”. Un testigo coetáneo afirmó al respecto que “pareze más entremés de comedia que acto de devoción”. En el teatro y la literatura de los siglos XVI, XVII y XVIII abundan los personajes negros caracterizados como tipos cómicos y grotescos, casi siempre víctimas de feroces parodias: “El negrito hablador y sin color anda la niña”, “Negro del mejor amo”, “Del negro hablador”, “Sainete y baile de los negros”, “El Entremés de los negros”, “Negra por amor”, “Negro más prodigioso”, “Baile entremesado de los Negros”, “Los negros de Santo Tomé”, etc. A pesar de lo expuesto, los cantes y bailes de origen africano fueron penetrando y/o influenciando los bailes y cantes españoles y/o andaluces en un proceso todavía escasamente conocido.» [Eloy Martín Corrales: “Flamenco y música negra. Los sones negros del flamenco: sus orígenes africanos”]

«El hambre, pero también la risa, la religión o los celos, fueron motivos suficientes para comerse a un semejante, al menos en los reinos de los pícaros, los devotos o los amantes de la literatura áurea. Esta antropofagia literaria vertía en palabras, según la preceptiva aristotélica, una realidad que no fue ajena a una Europa devastada por el hambre y por las guerras. Pero la repetida aparición de la temática caníbal en la literatura española del Siglo de Oro tuvo, al menos, dos de sus razones señaladas en la renovación del dogma eucarístico y en las noticias que llegaban desde los territorios americanos. La Contrarreforma se esforzó en subrayar la materialidad de la eucaristía e insistió en la transformación del pan y el vino en carne y sangre reales de Cristo; esa misma metamorfosis tuvo su continuación metafórica en el uso de la antropofagia sagrada como mecanismo de representación del sacramento. Por virtud de la religio amoris y en relación con el neoplatónico intercambio entre los amantes, la antropofagia eucarística pasó a formar parte del arsenal de la poesía petrarquista y de sus derivaciones dramáticas. La antropofagia se convierte entonces en símbolo de íntima unión entre personas, fueran éstas creyentes que se ofrecen como alimento para la divinidad y se comen simbólicamente a su Dios o amantes que se alimentan de sus amados. Por otro lado, las crónicas y pliegos sueltos impresos sobre América y las costumbres alimenticias de sus habitantes dejaron una profunda huella en la imaginación colectiva de los españoles de la época, que reflejaron en su literatura culta y popular un interés constante por la posibilidad, real o imaginada, de comerse a los iguales.

En realidad, la cultura barroca se movió entre dos polos estéticos y reales, el exceso y la escasez, que, en el ámbito de lo alimenticio, se convierten en sobreabundancia y necesidad, en empacho y hambre, motivo constante en el imaginario de la época. Ambas pueden conducir a la antropofagia: en el primer caso, por gula; en el segundo, por imperio de las circunstancias digestivas. La antropofagia se presenta como un proceso de degradación del ciclo alimenticio por el que la nutrición humana pasa de lo comestible, es decir, de lo aceptado socialmente como comestible, a lo no comestible, a lo repugnante. Tras esa división se esconde otra distinción social e ideológica, que separa al nosotros, con el que se representa la civilización, el orden y la verdad comúnmente aceptada por un colectivo, del los otros, donde se ubica no sólo lo exótico, sino también lo ilícito. Lo mismo ocurre con la alimentación, pues, aunque ‘nosotros no comemos carne humana’, no por ello dejamos de sentir una curiosa repugnancia por los que lo hacen y de querer contemplar, desde la seguridad de nuestra civilización, el horror de los que habitan más allá de sus márgenes morales y geográficos. No en vano, los salvajes, los herejes, los infieles o los poseídos por Satanás comían hombres como signo de su maldad y barbarie.» [Luis Gómez Canseco, Universidad de Huelva: “Antropofagia literaria en el Siglo de Oro]

En Quevedo es fácil encontrar burlas crueles sobre negros y judíos. Un buen ejemplo es su famoso romance burlesco Boda de negros [ver texto en http://www.los-poetas.com/f/quev1.htm#BODA%20DE%20NEGROS], en el que describe una boda de dos esclavos negros a los que ridiculiza salvajemente aplicando el estereotipo racial.


Merienda de negros

definiciones en los diccionarios

merienda de negros.

f. coloq.

Confusión y desorden en que nadie se entiende.

boda de negros.

f. coloq. Función en que hay mucha bulla, confusión, grita y algazara.

[DRAE]

esto es una merienda de negros

alemán: das ist ein heilloses Durcheinander

hacer merienda de negros [1780 ACADEMIA USUAL]

«Confundir y enmarañar algún negocio o dependencia, a fin de alzarse con el útil, perjudicando a los que debían tener parte en él.»

hacer merienda de negros [1837 ACADEMIA USUAL]

«Meter a barato una cosa, quedándose con ella aquellos que la manejan y traen entre manos.»

merienda de negros [1899 ACADEMIA USUAL]

«Confusión y desorden en que nadie se entiende.»

Esta definición aparece en todas las ediciones hasta 1984 en que aparece un añadido:

merienda de negros [1984 ACADEMIA MANUAL TOMO IV (Incógnito-Papel)]

«Confusión y desorden en que nadie se entiende. [fig] Reparto caprichoso o desaprensivo.»

merienda de negros [1989 ACADEMIA MANUAL]

«Confusión y desorden en que nadie se entiende.»

merienda de negros [1992 ACADEMIA MANUAL]

«Confusión y desorden en que nadie se entiende.»

merienda de negros

«Arreglo o reparto hecho caprichosa o desaprensivamente entre varias personas.» [María Moliner: DUE]



Cena de negros. Confusión, desorden, riña. Hablando de cualquier reunión que acabó en desorden, decimos Se volvió CENA DE NEGROS. El Diccionario dice: boda de negros, y merienda de negros.

«Cena de negros

Tornaréis vos

La sacrosanta

Federación».

(Don Simplicio, set. 30, 1846)


«Y aquello es cena de negros,

¿Y quién la culpa tendrá?».

(Id., abril 7, 1847)

[Vocabulario de mexicanismos: comprobado con ejemplos y comparado con los de otros países hispano-americanos, por Joaquín García Icazbalceta, Edición digital basada en la de México, [s.n.], 1899 (imp. y lit. “La Europea” de J. Aguilar Vera y Ca).]



cena: cena de negros. f. Desorden, confusión [DRAE: boda de negros; merienda de negros]. | la cena es para el despierto, para el dormido no hay cena. ref. Hay que ponerse listo para conseguir lo que se quiere.

[Diccionario breve de mexicanismos]



merienda de negros - España: Arreglo turbio. Venezuela: Jaleo, alboroto.





Ejemplos


«Desde que Gil gobierna mi pueblo todo es una merienda de negros.»

«Eso puede convertirse una merienda de negros.»

«Aquello fue una merienda de negros.»

«La reunión terminó como una merienda de negros.».

«Aducen que este partido es una merienda de negros donde todos buscan el poder.»

«Ruido como en una boda de negros en la habitación de al lado.»

«Siento decir que los Óscar muchas veces se han convertido en una merienda de negros copando una película casi todas sus nominaciones de las que sólo se merecía algunas.»

«La ONU es una merienda de negros (sin faltar a Kofi Annan), con problemas de corrupción, desastre organizativo total y absolutamente desprestigiada.»

«¿Cómo un Ministro del Gobierno puede decir que si las tropas españolas se
retiran de Afganistán, aquello podría convertirse en una merienda de negros? »

«Aquellas pobres y sencillas fiestas eran “bacanales” estrepitosas quizá por ser “cosas de negros” y por lo de la “merienda de negros”.» (Vicente Rossi, “Cosas de negros”).

Un cordial saludo.

Caballero ZP dijo...

Lo gracioso es que no se esfuerzan en censurar en televisión cosas mas graves y vergonzosas y como no las feministas protestan por los anuncios machistas, aun no he visto censurar ninguno de los muchos anuncios feministas que hay, en cuanto a lo de peperro en su tónica habitual, además de no aportar nada, insulta, en la línea de los que defiende.

pazzi dijo...

Y entre tanto, el impresentable del Getafe sin retirar el anuncio... Qué sitio este en el que vivimos...

Maya dijo...

¿Tintín racista? Por Dios, que sarta de estupideces... Y todavía habrá quien se las crea...