PAISSE (paisse@yahoo.es)

"¿No ves que la finalidad de la Neolengua es limitar el alcance de del pensamiento?" (1984, George Orwell)

13 mayo 2008

Oh, Jerusalén!


Mañana 14 de mayo se cumplen 60 años de la creación del estado de Israel, por lo que me parece oportuno recomendar un extraordinario libro que leí hace unos años: Oh Jerusalén!, que narra los episodios que rodearon aquel histórico acontecimiento desde la perspectiva más humana. En sus páginas uno no encuentra grandes nombres, sino pequeñas historias particulares, de judíos y palestinos anónimos, recogidas por Dominique Lapierre y Larry Collins, periodistas que siguieron in situ todos aquellos sucesos.

Aparte de lo que se aprende, impresiona la crudeza del conflicto narrada sin rodeos, pero sobre todo la perseverancia y obstinación de los judíos en defender y conservar su recién adquirida nueva patria. Frente a la brutalidad e ignorancia de los palestinos, superiores en número y con el apoyo militar de los estados musulmanes vecinos, la Liga Árabe, los israelitas, completamente solos, opusieron solamente su ingenio y cohesión, además de su gran capacidad de sacrificio. Y digo bien solos porque la ayuda económica y militar de los EEUU llegaría después, gracias a la intervención providencial de Golda Meir.

No juzgamos quién tiene razón, si es que alguien la tiene. Eso nos viene muy grande. Ni los mismos autores se atreven. Se trata simplemente de un relato heróico y humano a la vez, cruel y real. Yo hablo de lo que me impresiona: Esa determinación de los judíos a permanecer en su nueva tierra (o vieja, para los sionistas) cueste lo que cueste, teniendo ante ellos a un enemigo más numeroso que ha declarado su intención, no ya de ganar una guerra, sino de "arrojar a todos los judíos al mar". ¿Por qué esa ciega obstinación de resisitir? Ahora nos puede parecer incomprensible, pero los judíos que llegaron a Palestina tras la II Guerra Mundial habían escapado de la persecución y exterminio nazis, eran supervivientes, gente curtida por el dolor y el sacrificio que había puesto a prueba su capacidad de resistencia y veían en el recién creado estado de Israel su última oportunidad. Los judíos tenían por fin su estado, su nuevo hogar y no estaban dispuesto a perderlo. Era su última bala. Vivirían en Israel o morirían allí, pero no iban a renunciar a su patria.

Además, el nuevo estado judío estaba formado por muchos individuos cultos e instruidos que habían huido de la barbarie nazi en Europa, al contrario de los palestinos, pobres y salvajes, manipulados por nefastos líderes religiosos y políticos (como hoy, por cierto). Sí, había también palestinos moderados, tolerantes, cultos y pacíficos, pero fueron rápidamente apartados por sus propios compatriotas, obligados a emigrar. Ellos querían la guerra santa, no había lugar para los tibios. Contrasta lo que se dedicaron a hacer los judíos con aquellos de entre ellos que empleaban los mismos métodos terroristas que su enemigo, censurando por ejemplo los actos terroristas del Irgún. La evolución de estos años habla por sí misma: El terrorismo islamista cabalga sin freno, no solo en Israel, sino en todo el mundo, mientras que el terrorismo judío desapareció hace muchos años, por mucho que nos quieran vender las acciones militares del ejército judío, por desproporcionadas y crueles que nos parezcan, como actos de terrorismo. Tendríamos que vivir allí y sentir como ellos sienten la permanente amenaza del terrorismo para comprenderlo mejor.

Conozco gente que ha leído este libro y ha sacado conclusiones totalmente distintas a las mías. Todos tenemos nuestra manera de ver las cosas y nuestros inevitables prejuicios. Ahora que cumple 60 años, la mía es que fueron el valor y la inteligencia de los judíos, y después el dinero de los EEUU, las claves del éxito de Israel. Mi admiración por ellos.

...

12 comentarios:

Andrés dijo...

Nadie habla de la Guerra de 1948, ni de lo de Múnic, ni de las ambulancias palestinas que transportan terroristas, ni de los tiempos en los que Arafat era un pistolero...

Alberto Esteban dijo...

La historia del pueblo de Israel es apasionante. Mi apoyo a ellos desde aquí.

Saludos

Juan dijo...

Es una historia que no la conozco a fondo, pero entre yihadistas y judios la elección parece sencilla.

Saludos

PD:Perdón por la ausencia pero lo de Ideas y la Libertad me absorbe el poco tiempo que tengo,jejeje.

Anónimo dijo...

Son dos culturas apoyadas en el mismo dios, aunque con distinto nombre. Es la historia del ojo por ojo, diente por diente. Los judíos con su obsesión con tierra santa y ser el pueblo elegido, y los árabes con el odio cerval contra los judíos...nos llevarán inevitablemente a una confrontación que acabará con el planeta.
Por mí, ni los unos ni los otros.

Joan dijo...

Lo curioso es que el sionismo, primariamente vinculado a la izquierda y al antifascismo, ahora sea defendido apasionadamente por el conservadurismo españolista heredero directo -aunque no lo quieran reconocer- de aquellos que fueron los últimos de Europa Occidental -¡en 1986, incluso después de Alemania!- en reconocer y establecer relaciones diplomáticas con el Estado de Israel.

Mientras el socialismo también españolista, que debería deshacerse en elogios ante los evidentes éxitos de Israel, se alinea con el islamismo fascista que de izquierdas no tiene absolutamente nada. El mismo islamismo fascista que va por media Europa de víctima pero a la hora de la realidad que se niega a cumplir las resoluciones de la ONU sobre la repartición del Mandato Británico de Palestina y declara la guerra a Israel.

Mira tú lo que uno los mayores españolistas de la actualidad, Arcadi Espada, ha escrito para "celebrar" el LX aniversario del Estado de Israel:

"Algunas dictaduras, como la española, la portuguesa o la chilena, nunca limitaron hasta los extremos comunistas los movimientos. Sí lo hizo el nazismo en su deriva final, aunque no con las personas, sinó con los judíos"

Los españolistas, sean de derechas o de izquierdas, son como los islamistas, sólo que los primeros disimulan mejor que los segundos: dicen luchar por la paz, la libertad y la tolerancia, se inventan historias de persecuciones que jamás han existido y en secreto desean la aniquilación total del oponente, al que tachan de fascista: los catalanistas para unos, los judíos para otros.

Israel no se merece esta clase de "defensores".

Daniel dijo...

Joan:
Agradezco tu comentario aunque, como supondrás, discrepo.

Quiero pensar que la frase de Arcadi Espada es un lapsus linguae. No creo que él ni nadie con dos dedos de frente piense que los judíos no son personas, qué barbaridad. Creo que tú sabes perfectamente que es un lapsus, aunque no estaría mal citar la fuente.

Sé que te duelen las comparaciones que hacemos entre el totalitarismo nazi y el nacionalismo catalán o vasco. Pero, para mi desgracia, yo sí encuentro bastantes similitudes, quizá no en la forma pero sí en el fondo. No, no hay campos de exterminio pero sí cierta asociación con la que tienes un enlace en tu blog que apuesta por echar a los "forasters" al mar en un barco de rejilla. Menos mal que no disponen de los medios ni el apoyo suficiente (todavía).

Dices que las persecuciones no existen, que nos las inventamos? Entonces a qué llamas eliminar el castellano de la administración autonómica en Baleares? En la época de Franco había la misma situación pero a la inversa. Una vez más, los extremos se tocan.

El castellano es un idioma oficial y hablado habitualmente por al menos la mitad de los habitantes de las islas. Yo hablo mallorquín y me gustaría que todos los mallorquines lo hablaran, pero sin tener por ello que hacer desaparecer el castellano. Eso sí es tolerancia.

No pretendía defender a los judíos (han demostrado que saben defenderse muy bien solitos), solo mostrar mi admiración por ellos.

Y una cosa más: En mi opinión no se debe mezclar el concepto derechas e izquierdas con la repulsa a los totalitarismos, como lo fue el nazi o como los son el comunismo o el islamismo actualmente. Pienso que oponer a españolistas y catalanistas es artificial, pero muy conveniente para vuestros intereses.

Aparte de todo esto, un saludo sin rencores.

javier dijo...

Habiendo entrado aquí varias veces solo como lector, y en relación a este post, no me puedo resistir a hacer un comentario sobre un personaje que ha tenido alguna intervención conflictiva en este blog (hasta el punto de que el administrador ha tenido que impedirle la entrada por sus deleznables comentarios): se hace llamar Ruby Marmolejo (la Marmoleja, para los "amigos").

Esta tía en cuestión, que a simple vista parece solo una progre exaltada, es, además, en una faceta quizás no tan conocida, una declarada judeofoba, aparte de una negacionista del Holocausto. Es una asidua de blogs sobre Israel y judaismo en general en los que (¡aunque parezca asombroso!) no ha dudado en utilizar información sacada de páginas de orientación neo-nazi, como "Nuevo Orden", y (¡atención!) de la web de ¡¡LA FALANGE!! para corroborar según ella rocambolescas teorías como que el Holocausto es una invención del sionismo, que la creación del Estado de Israel fue planificada entre el nazismo y el sionismo o que en los años 50 los judíos procedentes de Centroeuropa cometieron un genocidio de niños judíos sefardies irradiándoles el cerebro con rayos X. Entre sus lecturas tiene "Los Protocolos de los Sabios de Sión", con eso queda todo dicho.

Lo más chirriante, por supuesto, es que dándoselas de progre cuando se trata de atacar a los judíos al parecer le mola bastante buscar supuesta "información" en páginas de extrema derecha o nazis, y en ocasiones pro-islamistas.

Creo que había que sacar esto a la luz porque da una idea de quién es esta tipa.

En el blog "Desde Sefarad" (creado por un judío melillense) pueden leerse muchas de sus deposiciones intelectuales. Lo mejor, sin duda alguna, fue cuando utilizó un artículo sacado de la página de la Falange, de lo que intentó defenderse con el sesudo argumento de que "no se podía deslegitimar el contenido atacando a la fuente de la que procedía pues si en esa página se dijera que la Tierra es redonda habría que creerselo, porque es verdad".

Anónimo dijo...

El mallorquín estuvo perseguido en Mallorca. A mi hermana las monjas le daban pescozones de pequeña (ya es bastante mayor) por hablar en mallorquín en el recreo de la escuela. Ahora se han vuelto las tortas y el perseguido es el castellano, y hoy en día hay una escuela en la que los profesores-policía vigilan que los niños sólo hablen catalán hasta en Pues que tengel recreo. Es fascismo y un genocidio cultural, se mire desde donde se mire.
De todos modos, no es comparable a lo que está pasando en Palestina. Allí están en guerra, y por lo que parece los árabes no quieren perder la guerra mientras haya un palestino en pie. Se mueren de hambre pero siguen echando misiles sobre territorio israelí.
Y los israelitas tampoco se quedan mancos, que sale cada foto de niños muertos que espanta.
Así no hay manera de alcanzar la paz.

Sinblancaporelmundo dijo...

Me repugnan los ataques del ej'ercito israel'i en zonas civiles de los territorios ocupados, aunque digan que van contra los terroristas palestinos. Sin embargo, ellos s'i que saben cu'al es su enemigo y juntos luchan contra 'el.

Lamentos y p'esames no sirven para nada.

Hasta cu'ando vamos a soportar los chantajes, las mentiras y los asesinatos de los terroristas? Yo quiero que los nacionalistas sufran tanto como nosotros.

http://sinblancaporelmundo.wordpress.com/2008/05/15/como-corderitos-al-matadero/

Pere dijo...

Hola Daniel, como va todo?
Si, el terrorismo islaista no tiene freno.

Alberto Esteban dijo...

Tienes un premio en mi blog. Enhorabuena.

Saludos

Fin de los Tiempos dijo...

Me parece curioso que los que se dicen nazis de hoy en día, sigan odiando a los judíos, cuando hoy son la máxima expresión de pueblo fuerte, resistente, firme...

Vivir rodeado de países que desean aniquilarte y con la mitad de la población queriendo ser hombre bomba...