PAISSE (paisse@yahoo.es)

"¿No ves que la finalidad de la Neolengua es limitar el alcance de del pensamiento?" (1984, George Orwell)

03 enero 2009

Abú Yahya, el mallorquín


Cada año por estas fechas me veo obligado a ensuciar el blanco inmaculado del post escribiendo sobre la Festa de l´Estendard, la conmemoración de la triunfal entrada de Jaume I en Palma (entonces Medina Mayurqa) y el abuso que de ella hacen mis amigos los nacionalistas. Este año no va a ser una excepción.

Hay que reconocer que cada año mejoran: En esta ocasión no hubo vivas a ETA, lo cual es de agredecer, pero sí se corearon los habituales gritos ofensivos marca de la casa hacia España y los españoles. Como innovación, importada de Cataluña, destaca la quema de la bandera española por parte de dos sujetos encapuchados, acción festejada por toda la tribu por su vistosidad y originalidad. Cabe señalar también que los organizadores del evento, sabedores de su reducido número en las islas, habían solicitado refuerzos a la nave nodriza, la metrópolis, donde residen nuestros nuevos señores: Cataluña. Así que los días previos a este aquelarre desembarcó en la isla un nutrido contingente de cachorros catalanistas, la mayoría miembros de las Juventudes de ERC, trayendo consigo unas bonitas estelades y ayudando a sus compañeros de la sucursal catalanista de Mallorca a hacer más ruido y llenar más la calle.

Paralelamente, el partido Ciudadanos/Ciutadans había organizado un acto menos ruidoso en la plaza Abú Yahya de Palma. ¿Que quién es Abú Yahya? Pues este personaje, ninguneado en la historia oficial de las islas, fue nada menos que el gobernador almohade, el mandamás de Mallorca hasta que fue vencido por Jaume I en la batalla de Porto Pi en 1229. Una vez tomada Medina Mayurqa, el ejército del Conqueridor pasó a cuchillo a toda la infiel población de la ciudad. Es curioso que los mismos catalanistas, tan progresistas que dicen ser, esos que reprochan a España la celebración, a propósito del 12 de octubre, del genocidio de los indígenas americanos y que hoy se indignan ante los bombardeos israelíes en Gaza, es curioso repito, que estos mismos se hayan olvidado de que sus héroes también tienen las manos manchadas de sangre y que su patria, como todas, fue construida sobre montañas de cadáveres.

La paradoja es que Abu Yahya y todos los musulmanes que murieron en aquella gloriosa conquista eran los verdaderos mallorquines, no así Jaume I y sus soldados. Ya lo recordó en el pregón de hace algunos años el escritor mallorquín Pere Morey, vestido de moro para la ocasión.
Más contradicciones en el discurso de estos patriotas-progresistas presuntamente laicos y tan combativos contra la Iglesia Católica actual: Están glorificando a un rey que como tantos otros monarcas medievales, decía luchar en nombre de Dios y la Cristiandad, por lo que matar musulmanes se convertía en un hecho lícito y hasta lógico, que contaba con el beneplácito del obispo o Papa de turno.

Para Ciutadans/Ciudadanos no hay nada que celebrar simplemente porque los genocidios no deben celebrarse. Yo no soy tan radical como ellos, pienso que es más sensato relativizar estos hechos: Es absurdo juzgar con los criterios éticos y morales de hoy lo que hicieron Jaume I en Mallorca o Pizarro en Perú, porque ellos pertenecen a otras épocas. Pero ya sabemos que si uno rebusca en la Historia siempre encuentra los pretextos adecuados para justificar sus fines. Si hay mallorquines que prefieren ser catalanes a españoles me parece bien. Pero que no me digan que ellos son los buenos mallorquines y el resto somos los malos. No hay problema, por mí que sigan organizando sus orgías patrióticas, si es posible sin romper ni quemar nada. Y que por favor, al resto nos dejen en paz.

En català, aquí.
...

7 comentarios:

Republica Rojigualda dijo...

Orgías patrióticas, no, orgías nazi-onanistas, que es bien distinto.

La verdad es que no me sorprenden las majaderías de los catalanazis, que consideran a Jaime I el constructor de los "países catalanes" igual que los nazionanistas vascos dicen que Sancho III fue rey "de Euskadi". Lo que más me indigna es la posición de Cs, que dicen que no celebran la conquista de Mallorca no porque sea una manipulación nazionanista, sino porque "es un genocidio". Tal grado de corrección política resulta repulsivo. Con ese razonamiento, tendríamos que dejar de celebrar el 12 de octubre y otras tantas fechas...

Aguador dijo...

Amigo RR:

Es que si tocamos la Reconquista... bueno, oirás "rugir" a los progres diciendo que eso fue una barbaridad y que Don Pelayo no tenía que haber peleado en Covadonga... Vamos, que no teníamos derecho a reconquistar a los moros cada palmo de tierra hispánico.

Valdría más que se dejaran de chorradas mitológico-nazionanista y se pusieran a trabajar, que falta hace.

De pena, en fin...

xDDDDDDDDD

Saludos,
Aguador

Daniel Terrasa dijo...

RR:
Sí, lo de C´s es hasta ridículo. Por eso digo que hay que relativizar los hechos históricos o acabaremos todos sintiéndonos culpables por ser Homo Sapiens.

Aguador dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aguador dijo...

Amigo Daniel:

Aunque toca de manera muy tangencial el tema, he encontrado esta entrevista a Antonio Ubieto Arteta, uno de los mejores medievalistas españoles. Es un tanto antigua (1986), pero como se suele decir, "la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero". En dicha entrevista se pone en solfa el "mito" de Jaume I y la senyera y dice cosas que aquí serían delito de "lesa catalana pàtria"...

http://perso.wanadoo.es/idiomavalencia/docs/var/entrevistaubieto.htm

xDDDDDDDD

Saludos,
Aguador

Daniel Terrasa dijo...

Aguador:

Muy interesante la entrevista. Lo de un rey incuto y fácilmente manejable por clérigos y nobles es algo muy habitual en el Medievo.

La cuatribarrada catalana (en realidad era de Aragón), la conquista catalana y otras falacias que se han construido en las últimas décadas se han convertido en verdades absolutas, dogmas de fe que uno no puede cuestionar sin riesgo de pasar a ser considerado enemigo de la cultura catalana. Hay que comer y callar.

Y lo de si antes de la conquista se hablaba valenciano o no, es una polémica de difícil solución. Lo que hay que decir es que existen por lo menos los mismos argumentos a favor que en contra, solo que para los nacionalistas de ahora, en cuyas manos está la educación de los jóvenes, solo tienen validez los suyos. Ya se sabe, creo que lo dijo Alejandro aquí un día: El trabajo de los historiadores que se atreven a salir del corsé ideológico políticamente correcto es tachado automáticamente de "propaganda anticatalana o fascista".

Muy interesante, gracias por el enlace.

Anónimo dijo...

muy bien exelente ^^ la primera vez que leo palabras tan sabias ^^
exelente blog ^^ señor terrasa usted es un genio ^^