PAISSE (paisse@yahoo.es)

"¿No ves que la finalidad de la Neolengua es limitar el alcance de del pensamiento?" (1984, George Orwell)

24 mayo 2010

Homeless Mustard

Este invierno pasado se presentó a un concurso de talentos de una emisora de radio estadounidense, en un programa llamado "Opie and Anthony". Ni siquiera llevaba guitarra, pero aseguraba que sabía tocarla. Pensaron que era una broma, pero no. Dijo que le llamaban Mustard (mostaza) y que vivía en la calle. Le dejaron una guitarra e hizo esta interpretación de Creep, la mítica canción de Radiohead:



I want a perfect body
I want a perfect soul
but I am a creep
I am a weirdo
What the hell am I doing here
I don´t belong here
Una voz rasgada, la letra de la canción, un misterioso vagabundo... Todo esto llegó al corazón de los oyentes del programa. Después su fama saltó a los medios. Lo mejor es que no se trataba de un truco publicitario sino de una historia real.
.
Ahora es ya una estrella en internet. Toda la magia de la historia se ha evaporado. Ya tiene nombre artístico, Homeless Mustard, graba canciones y su talento está siendo exprimido a conciencia por el voraz negocio del show business americano, exportado con éxito al resto del planeta, incluído Hispanistán. Ahora ya está perdido. Sí, es el hombre de moda, pero su popularidad tiene fecha de caducidad. Un producto más, condenando al éxito fugaz y posterior olvido. Al menos podrá ganar un dinero y quizá cambiar de vida, si eso es lo que realmente quiere.
.
Pero volvamos al punto que realmente interesa de esta historia. ¿Cuántas veces no hemos visto por la calle a músicos callejeros derrochando genialidad ante nuestra indiferencia? Ellos jamás serán Enrique Iglesias o David Bisbal, no tendrán clubs de fans ni casas con helipuerto y embarcadero propio en Miami. Son solo artistas que malvenden su talento a cambio de unas monedas, flores que crecen -contra todo pronóstico- en los vertederos.
.
Nos uniforman, nos alienan, nos idiotizan, nos teledirigen y nos compartimentan. Entierran nuestro individualismo -que es un peligro para la sociedad-, nos obligan a ir en fila, a reirnos de los mismos chistes y a sentarnos bien mansos a mirar la tele. ¿Rebeldía? No nos engañemos, solo quedan ya rebeldes de diseño y revolucionarios de todo a cien. El genio humano es perseguido y exterminado sin piedad, diluido sin remedio en una insípida sopa de estupidez. Pero, como decía aquel viejo científico en Jurassic Park, "la vida siempre se abre camino" y de vez en cuando aparece un Mustard para devolvernos la esperanza.
.
Pero qué digo... Si es solo un vagabundo tocando la guitarra. Un breve destello luminoso y de nuevo la oscuridad más absoluta.
...

15 comentarios:

Raul dijo...

Que gusto de leerte.
Pasaré mas por tu web.
Un articulo muy bueno
:)

Carlos Fernández Ocón dijo...

Joder, me dejas hecho polvo. Daniel apiádate de unos cuantos y levántanos el ánimo con algo. Habrás visto que difícilmente podrás elegir nada mío últimamente. Mi moral y mi entusiasmo está bajo mínimos.

Daniel Terrasa dijo...

Gracias Raúl y Carlos. Y arriba ese ánimo.

Smyslov dijo...

Qué triste. Nos habremos olvidado de este hombre en cuatro días. Yo he visto a cientos de músicos de jazz en garitos de mala muerte tocando de maravilla que quizá no se sacaran ni para pagar el alquiler, y luego pienso en tipos sin talento alguno pero de casa buena, como Miguel Bosé, y me pongo enfermo.

Este video del vagabundo anónimo vale más que todos los conciertos de OT que ha habido y habrá.

Eduardo de la Fuente dijo...

Daniel, me has dejado destrozado con este tipo... Hostias es enorme!!!!!!!!!!! Sí señor, la canción de Radiohead es una obra maestra (de cuando aún no se habían perdido en el ruido) y el Mustard este la hace suya con una garra pasmosa, indigna de la calle, que debería sacar los colores a muchos del mainstream.

Tal vez lo conviertan en un producto, pero sabes... eso pasa en EEUU, en las emisoras de radio que son increibles y que arriesgan. Nada quye ver con elo panorama patrio. En cierta manera (qué demonios, sin cierta manera) les envidio.

Un saludo

Krugerrand dijo...

Qué belleza.

Anónimo dijo...

Muy limpito lo veo yo para ser un homeless

Alejandro dijo...

Hombre, me lo habrán limpiao un poco para salir por la tele ¿no?

Aparte, el que tengas que vivir en la calle por las circunstancias que sean no quiere decir que seas un guarro.

Si uno quiere y tiene ánimos para mantener una "cierta" higiene hay medios y lugares para hacerlo.

Anónimo dijo...

Pues a mi me parece que todos habéis caído en la misma trampa mediática. Si hacéis un esfuerzo en escucharlo objetivamente, sin el encuadre que se le ha dado, sin el contexto enternecedor que rodea su historia, estoy seguro que la inmensa mayoría llegará a la misma conclusión que yo: "bonita canción (que no es mérito del intérprete) y cómo aficionado a cantar no esta mal", punto pelota.
(insisto, haced un esfuerzo)

Carlos.

Anónimo dijo...

Carlos, no va de eso. Como este vagabundo habrá miles, pero fíjate como uno solo de ellos cogido al azar tiene más talento musical en un dedo que la mitad de los cantantes-grupos-inventos de marketing que arrasan en las listas musicales.

Aguador dijo...

Sea como sea, el vídeo también sirve para dejarnos con la esperanza/espejismo de que "el que quiere puede cambiar su vida". Es un mantra que repiten mucho especialmente quienes (de todos los colores) están decididos a no dar una oportunidad a nadie.

Y en cualquier caso, felicidades al mostaza. Si se anda listo, podrá guardar algo para la jubilación, si es que no se lo quita el Obamacare.

Saludos,
Aguador.

Awesome Guy! dijo...

"He's so fucking special"

Todos tenemos un Mustard dentro, un destello de belleza envuelto en una vida de mierda. Solo hace falta sacarlo...

"Semper fidelis"

Carlos.

riesgo dijo...

no suelo comentar mucho por que no me van las trifulcas de politica

pero por post como este son por los que sigo tu blog

animo colega,la vida dura poco para tomarsela en serio

Victoria Ponce dijo...

Pues a mí esa canción me suena, no creo que sea del homeless aseado.

Y a mí me encanta Bisbal, sobre todo la última canción con Miley Cyrus. No hace falta que critiques a la gente por sus gustos musicales.

Puedes comprar el disco de Mustar o invitarlo a tu casa, pero no critiques a mis cantantes favoritos al igual que yo ni critico a los tuyos ni me interesa quienes son.

Daniel Terrasa dijo...

Este último comentario sí que fue divertido.